Éramos como las mamás de los Universitarios

Después de 10 años de la fundación de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), hoy por hoy son pocos las personas reconocidas después de tantas marchas y luchas que se dieron para crear esta universidad. Desde la fundación, la autonomía universitaria y el voto universal que mantienen esta solo en esta universidad del sistema, están presentes en el diario vivir los relatos y cuentos que se encuentran en casi todos los rincones de esta universidad.
Doña Pastora Castilla vende actualmente en las puertas de la UPEA

Comprando un dulce de 50 centavos, acompaña la charla y el interés de otras personas que junto a la señora vendedora de confitería vamos relatando y recordando lo sucedido.


Cuenta su relato que acompañaron desde sus inicios a los estudiantes universitarios de El Alto. Con un suspiro profundo recuerda que fueron consideradas “como las mamás de los Universitarios”

PC. Me acuerdo que desde 1ro de mayo del año 2000, donde vi a lo lejos acercarse una muchedumbre que venía desde la Ceja de El Alto, en son de marcha y coordinación gritaban “que viva la universidad de El Alto". Gremiales, juntas de vecinos, padres de familia, señoras de pollera, jóvenes estudiantes y otros ajenos quizá desconocido que gritaban esperanzados con tener una casa de estudios que pertenezca a la ciudad de El Alto, relata entre sus recuerdos.

Con una variedad de golosinas en su tarima, un yute cubriendo del sol del día, al lado una frazada doblada por si hace frio, Doña Pastora Castilla es una de tantas vendedoras de dulces en las puertas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).

Relata sin descanso las historias de la UPEA, entre charlas y preguntas vamos recordando lo que a otros pocos les interesa.

Antes todo era de tierra y polvo en estas calles,  nadie quería vender en estos lugares, después vino la Técnica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), yo vendo desde hace mucho antes, después vino la lucha de lo que hoy sería la universidad de El Alto, “todos querían esta universidad”

En ese entonces cuando se supo que habría universidad, esta avenida estaba repleta de comerciantes, no sé de donde aparecieron, parecía mercado cuando se inauguró la universidad, luego de una semana poco a poco desaparecieron quedando pocos en este lugar.

Los gases lacrimógenos tirados por los policías eran frecuentes cada día, el ambiente a gas era lo más fuerte que soportar entre todos, eso y quizá también las incontables marchas entre huelgas dentro y fuera de la universidad eran los principales motivos para que poco a poco se desaparecieran los comerciantes y se desanimaran para continuar.

PC. Me acuerdo que solo entre ocho señoras continuamos con seguir y acompañar a este lugar. Nos conocíamos muy bien éramos Doña Alicia, Doña Martha, Doña Enriqueta, Doña Lorenza, Doña Germania, Doña Cornelia y Yo.

son mas de 10 años que se dedica a este oficio
Éramos un grupo de señoras que nos organizamos muy bien para apoyar entre todas, las marchas y las huelgas de los jóvenes.  No podíamos faltar a las reuniones y huelgas de hambre que protagonizaron varios jóvenes y licenciados en toda la universidad.

De momento fungíamos como las “mamas de los universitarios”. Gran mayoría de las verdaderas mamas de los universitarios no venían a ver a sus hijos, los jóvenes en gran parte estaban solos.

Nosotras nos reuníamos para conseguir lo que faltaba, el  agua era primordial para los huelguistas, entre los refrigerios nosotros colaborábamos con lo que podíamos y nos ayudaban algunos vecinos. En algunos casos hasta cafecito y un poco de mate preparábamos para los huelguistas, todo lo que reuníamos era bien venido para estos jóvenes.

Los universitarios pasaban sus clases comprándose velas, no tenían luz, algunos sentados en ladrillos y cosas viejas, eran muy preocupantes ver nuestros hijos en ese estado y eran estudiantes universitarios. Momentos así todo faltaba, hasta para reunir para petardos buscábamos colaboraron de otros vecinos algunos se negaron pero siempre hubo ayuda por todos lados.

No me acuerdo cuántas marchas asistimos perdimos el numero entre marcha y marcha, lo que me acuerdo que eran varias en un día, todo por conseguir nuestra Universidad en la ciudad de El Alto.

Tonny Lopez
Description: Éramos como las mamás de los Universitarios Rating: 4.5 Reviewer: Tonny Lopez ItemReviewed: Éramos como las mamás de los Universitarios
Posted by:Mbah Qopet
Mbah Qopet Updated at: 12:44

0 comentarios